Con qué ropa usar botines en verano e invierno

Share

Los botines son uno de los productos de calzado más valorados por los consumidores. La variedad de sus diseños, los altos niveles de comodidad que proporcionan y la versatilidad que ofrecen al poderlos utilizar tanto en ocasiones formales como en quedadas más distendidas han inclinado la balanza a su favor, en detrimento de las tradicionales botas y otro tipo de calzado. Para que te hagas una idea del partido que puedes sacarles, hemos elaborado este artículo con las mejores recomendaciones a la hora de combinar tus botines tanto en los meses de más calor como durante el invierno.

Muchas veces se quedan en el fondo del armario cuando el invierno llega a su fin, pero lo cierto es que puedes utilizar los botines a lo largo de todo el año. Siempre conjuntan y no desentonan ni siquiera en pleno verano, cuando algunas ocasiones elegantes pueden requerir de un estilismo más depurado y los botines aportan ese plus de elegancia que andas buscando.

No obstante, algunos botines cuentan con diseños tan extravagantes y particulares que puede resultar complicado discernir qué tipo de ropa le va más. Para eso estamos aquí, para ayudarte a sacarle el máximo partido a esos botines tan maravillosos que tienes escondidos en el zapatero y que se merecen vivir una segunda juventud.

¿Con qué ropa puedo usar botines?

Es una de las preguntas más frecuentes. Como casi siempre ocurre en moda, el aspecto que va a definir los complementos que más peguen con ellos va a ser el color. Hay botines de tonos neutros que apuestan por la versatilidad sin perder un ápice de elegancia, como los clásicos botines negros, que conjuntan con casi cualquier tipo de vestimenta o los de tonos grises, que aportan un toque de glamour a las ocasiones más informales.

Sin embargo, son cada vez más frecuentes los botines con diseños conceptuales muy específicos que únicamente conjuntan con un específico código de color. Para esta clase de calzado, la solución es sencilla: hay que conjuntarlos con prendas de ropa que respeten los colores base de los botines. Da igual si es una combinación bicolor o un esquema cromático variopinto: debes fijarte en los colores más intensos, como los tonos naranja, púrpura, amarillo y rojo, que contarán con prioridad sobre todos los demás a la hora de elegir el tipo de prenda que más conjunte con ellos.

Ahora bien, esta es la pauta a seguir en el supuesto genérico. Veamos las opciones que se abren cuando nos adentramos en los tipos concretos de botines más frecuentes que puedes encontrar hoy en día en el mercado.

Con qué ropa usar botines de tacón

Son un calzado ideal para multitud de situaciones, desde quedadas entre amigas, reuniones de trabajo, citas amorosas o cualquier tipo de compromiso ineludible. Los botines de tacón alto están pensados para potenciar la altura de la mujer que los lleva, realzar la posición de sus piernas y, en definitiva, estilizar la figura al hacerla más esbelta. La prenda que más rápidamente se asocia con botines de tacón son los pantalones, y el color de estos irá definido por la situación a la que los llevemos. Por ejemplo, un pantalón blanco con botines de tacón negros puede ser perfecto para un compromiso laboral o un evento familiar donde se requiera cierto nivel de elegancia. En cambio, los mismos botines con un pantalón igualmente negro pueden dar un toque más informal al conjunto y hacerlos idóneos para uniformes laborales en tiendas de moda o eventos de gala, así como a reuniones donde el código de vestimenta explicite priorizar el negro sobre todos los demás colores.

La adición de una chaqueta de traje resulta ser una elección idónea para eventos como bautizos, comuniones o reuniones familiares, pudiendo adoptar un rol mucho más distendido al quitártela y dejar al descubierto una blusa de tonalidades opuestas a la chaqueta. Como ves, conjuntar los botines de tacón no es solo sencillísimo, sino que te permite además disponer de varios recursos que cambien tu estilismo simplemente añadiendo o retirando piezas del conjunto en función de cómo vaya desarrollándose la velada.

Con qué ropa usar botines cortos

Los botines cortos, pese a ser muy similares en diseño e idénticos en funcionalidad, cambian diametralmente en cuanto hablamos de estilismos afines y ocasiones ideales para llevarlos. Un botín corto está pensado para looks urbanos donde prima la comodidad sobre la elegancia. Dan un toque formal al conjunto y te permiten destacar en situaciones cotidianas, como reuniones de padres, visitas al doctor o una simple quedada de amigas, pero hay que entender que no están hechos para eventos específicos que requieran cumplir un determinado código, ni están pensados para llevarse en compromisos ineludibles donde la elegancia lo es todo.

Los botines cortos son muy resultones con pantalones finos durante el verano, apostando por la comodidad y la frescura al facilitar la transpiración del pie. Son aptos para cualquier salida y quedada, y dan mucho juego con blusas y camisas. De hecho, unos botines cortos monocolor son ideales para conjuntar con prendas y complementos de color blanco, un tono algo comprometido en otras ocasiones que, no obstante, aquí queda francamente bien y es fácil de aplicar.

No obstante, te recomendamos que aportes un tono distintivo a tu conjunto en las ocasiones más informales para reducir la seriedad de tu estilismo cuando se requiera. Por ejemplo, una camiseta con ciertos motivos cromáticos no resta clase ni buen gusto, pero sí da un punto de diversión a tu aspecto, muy agradecido en reuniones con gente de confianza o en sitios como cafeterías o restaurantes, en los que conviene ir bien vestido, pero sin destacar por la excesiva seriedad de las prendas elegidas.

Calidad sobre cantidad

Seguro que has oído la mítica frase de “antes de salir de casa, quítate un accesorio”. La dijo la mismísima Coco Chanel, y es una norma muy a tener en cuenta cuando buscamos dar en el clavo con nuestro conjunto. Unos botines son un calzado enormemente agradecido que van bien con casi cualquier prenda de vestir. Dicho mal y pronto, para desentonar llevando botines hay que ponerle ganas. Sin embargo, más no es mejor, y recurrir en exceso a complementos como pulseras, collares o pendientes demasiado llamativos pueden restar calidad a tu conjunto y afear las piezas que con tanto gusto has elegido.

Lo más recomendable es dejar que el conjunto hable por sí mismo. Aplica los toques de color que desees en la blusa o en la camiseta, pero nunca los traslades a la chaqueta o a los pantalones, donde los colores deben estar representados en su justa medida para que no desentonen. Haz caso a Coco Chanel y mírate en el espejo antes de salir de casa para elegir una cosa que quitar de tu conjunto. El resultado será mayoritariamente positivo.

También te podrá gustar...